Ir al contenido principal

Diciembre mío

A varios días de tu cumpleaños me sigo haciendo la misma pregunta: ¿serás feliz? Quiero pensar que si, que has encontrado la razón para sonreír a diario y que te has comido una buena ración de pastel. Ese día, el que celebras tu nacimiento, dentro de todas las vicisitudes, ahí estabas tú, en mis memorias. Levanté una copa de vino en silencio, cuando las estrellas estaban arriba, cuando nadie me observaba y solo el viento escuchaba mis secretos y te deseé una larga vida saludable, llena de ese amor que mereces y que yo, en mi desgracia, no pude darte por completo. Deseé también, siendo un tanto traviesa como sabes que soy, que por un instante pensaras en mí e imaginaras la misma sonrisa que siempre te regalaba, pensando que una persona, al otro lado del mundo, te sigue recordando con intensidad, que se culpa por los besos no dados, por las palabras no dichas y por tener que aparentar, no por ti, sino por los demás. Tu día se volvió tan mío que lo enmarco en mi calendario con una pequeña estrellita y, sin importar lo que hagas, donde estés o el lugar que yo ocupe en tu mente, a estas alturas, siempre te deseo lo mejor, también tu boca, tus ojos y tu corazón, ese que sigue siendo mío, como este diciembre.

Con amor pleno.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Carta para el amor prohibido #2

Querido cielo,
Aún sigo pensando en ti. Claro que sí, es imposible olvidarte, ¿cómo podría? Me has regalado días hermosos, y momentos… como hoy. ¿Recuerdas el tiempo que me mantuviste en vela, sin querer confesar tu día de cumpleaños? ¿Recuerdas cómo lo descubrí? Qué nostalgia siento, cariño, mis ojos se llenan de un brillo singular, ese que en tantas ocasiones viste con los tuyos. Hoy es un día muy especial: celebro contigo un año más cumplido. Se me contrae el pecho, Dios sabe cuánto deseo estar a tu lado, físicamente, y abrazarte, besarte, y decirte al oído cuánto te he extrañado, cuánto te he amado, y cuánto te sigo amando. Miro el cielo y me niego a llorar por ti, porque sé que si suelto solo una, no podré detenerme. Me siento tan… extraña sin ti, como si fuese un personaje más de algún cuento de diciembre.  Pero no me quiero desviar, te envío esta carta para desearte el mejor de los días. No sé qué harás ni adonde irás,  no sé si pensarás en mí un momento, si el recuerdo de mi v…

La mujer es un misterio *Reseña a un gran ensayo*

Hoy quiero hacer una reseña importante, luego de haber leído uno de los mejores ensayos (a mi entender) sobre la mujer. Aunque en este ensayo se habla particularmente de la mujer mexicana, esto se aplica para cada mujer en este mundo, y en algún otro (estoy segura de eso), si así existiera. Si bien es cierto que muchas mujeres hemos alzado nuestras cabezas bien en alto, todavía existen culturas arraigadas a lo que nuestros antepasados nos han dejado. No es un secreto que en Europa (por ejemplo) reina una mentalidad de liberalidad. Y no hablo de hacer lo que les dé la gana (que bien es cierto que muchos lo hacen), sino que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos. Sin embargo, los europeos no beberían decir que el machismo se ha erradicado, y los latinoamericanos no deberían decir que el machismo reina en nuestras casas. Aun existe la mentalidad machista en algunas sociedades, y se presenta de formas distintas, que obviamente no son comprendidas por personas de poco conocimien…

El dolor del olvido