Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2016

El nuevo país tercermundista de Trump

No soy analista política, sino una ciudadana más que ve las cosas "en arroz y habichuelas" sin adornarlas con palabras muy elaboradas. Así que diré lo que algunos no se atreven a decir: el americano (el de origen generacional) es *adeenicamente racista. Sí, una opinión generalizada, pero una verdad al fin. Puedes mirarle las cuatro patas al gato, la verdad sigue estando ahí, en la historia. Es por eso que no me sorprende el "triunfo" de Trump, un sujeto que, aparte de todo lo que se ha mencionado, y la acertada comparación con Hitler, representa esa sangre que lleva el americano, ese deseo de poder absoluto y soberanía, representa las intenciones ocultas (aunque evidentes) de separar y pisotear a todo aquello que no se doblegue a su voluntad. Tú tal vez digas, "¿pero cómo Estados Unidos puede ser racista si han aceptado a toda persona, cultura, ideología y raza?", ay, amigo, que no te sorprenda ni te confunda lo que el deseo de poder logra. Pero no venga…