Ir al contenido principal

Las tibias aguas de Le Corps

Hurgando entre las cuevas sagradas de Le Corps, más allá de las colinas frondosas, encontré un riachuelo.  Era cristalino y profundo, y nada lo agitaba. Había escuchado que, ciertas veces, diminutos pececillos aparecían, buscando llegar al norte, pero éste solo brillaba a la luz de la luna. Me acerqué sigilosa y toqué las aguas con la punta de los dedos. Eran tan tibias y espesas que, al retirarlos, hilos translucidos quedaban entrelazados. Observaba con atención serena, y una pregunta zumbó en mis oídos. Con inocencia y curiosidad acerqué los dedos a mis labios y probé de aquel líquido brillante. Mis pupilas se dilataron y, asombrada por el sabor, solté un jadeo lleno de éxtasis y goce. Mi paladar estaba embriagado y me animé a beber solo un poco de aquellas aguas que con lentitud bajaban por mi garganta, mientras algunas gotas iban quedando entre mis labios. Supe que eran especiales, mágicas, y que debían ser cuidadas con cariño y entrega. Sonreí para mis adentros y me quedé dormida, complacida por el descubrimiento de las tibias aguas de Le Corps.


AuraLuna



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Carta para el amor prohibido #2

Querido cielo,
Aún sigo pensando en ti. Claro que sí, es imposible olvidarte, ¿cómo podría? Me has regalado días hermosos, y momentos… como hoy. ¿Recuerdas el tiempo que me mantuviste en vela, sin querer confesar tu día de cumpleaños? ¿Recuerdas cómo lo descubrí? Qué nostalgia siento, cariño, mis ojos se llenan de un brillo singular, ese que en tantas ocasiones viste con los tuyos. Hoy es un día muy especial: celebro contigo un año más cumplido. Se me contrae el pecho, Dios sabe cuánto deseo estar a tu lado, físicamente, y abrazarte, besarte, y decirte al oído cuánto te he extrañado, cuánto te he amado, y cuánto te sigo amando. Miro el cielo y me niego a llorar por ti, porque sé que si suelto solo una, no podré detenerme. Me siento tan… extraña sin ti, como si fuese un personaje más de algún cuento de diciembre.  Pero no me quiero desviar, te envío esta carta para desearte el mejor de los días. No sé qué harás ni adonde irás,  no sé si pensarás en mí un momento, si el recuerdo de mi v…

La mujer es un misterio *Reseña a un gran ensayo*

Hoy quiero hacer una reseña importante, luego de haber leído uno de los mejores ensayos (a mi entender) sobre la mujer. Aunque en este ensayo se habla particularmente de la mujer mexicana, esto se aplica para cada mujer en este mundo, y en algún otro (estoy segura de eso), si así existiera. Si bien es cierto que muchas mujeres hemos alzado nuestras cabezas bien en alto, todavía existen culturas arraigadas a lo que nuestros antepasados nos han dejado. No es un secreto que en Europa (por ejemplo) reina una mentalidad de liberalidad. Y no hablo de hacer lo que les dé la gana (que bien es cierto que muchos lo hacen), sino que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos. Sin embargo, los europeos no beberían decir que el machismo se ha erradicado, y los latinoamericanos no deberían decir que el machismo reina en nuestras casas. Aun existe la mentalidad machista en algunas sociedades, y se presenta de formas distintas, que obviamente no son comprendidas por personas de poco conocimien…

El dolor del olvido