Ir al contenido principal

Incomprendida

Elena caminaba de un lado al otro, nerviosa, sosteniendo un pedazo de pan mientras pensaba si comerlo o dárselo a las gallinas.

- Es que no te entiendo. La gente normal habla, se comunica con palabras y dice lo que piensa. Y tú eres anormal, porque pretendes que te entienda cuando te quedas callada- le decía él.

- ¿Realmente piensas eso? Entonces creo que me equivoqué en confiarte ciertas cosas. Porque yo no soy normal, no soy gente común como tú. Soy diferente, hablo con los ojos y las manos, hablo, maldita sea, luego de pensar bien si vale la pena mi respuesta. ¿Quieres una conversación plana y trivial? Háblame entonces del mensaje ridículo que dio el gobernador del país, del envoltorio mal hecho que tienen los chocolates y que cuesta abrirlos, háblame del loco vecino que deja la basura tirada en todo el césped por días. Pero no me vengas a decir que soy anormal solo porque no entiendes que veo lo que tú no. Yo veo el agotamiento en el gobernador, veo en el chocolate el trabajo que han hecho para meterlo en el envoltorio, y veo la depresión del vecino que ni él mismo nota. Si tú no me entiendes, calla, cállate y piensa que el problema lo tienes tú por ser superficial. Y ahora creo que acabo de comunicarme contigo lo suficiente.

Elena, soltando la ansiedad y tragando su llanto, le dio la espalda y tiró por la puerta el pedazo de pan; las gallinas fueron a picotear con alegría, ajenas al embate dentro de la casa. Salió de prisa, como alma que lleva el mal hacia los confines de la tierra, y el viento la recibió, acariciando sus mejillas y secando las pequeñas gotas que comenzaban a salir. Y escuchó el susurro de tranquilidad, y por unos instantes no se sintió sola.

AuraLuna

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Carta para el amor prohibido #2

Querido cielo,
Aún sigo pensando en ti. Claro que sí, es imposible olvidarte, ¿cómo podría? Me has regalado días hermosos, y momentos… como hoy. ¿Recuerdas el tiempo que me mantuviste en vela, sin querer confesar tu día de cumpleaños? ¿Recuerdas cómo lo descubrí? Qué nostalgia siento, cariño, mis ojos se llenan de un brillo singular, ese que en tantas ocasiones viste con los tuyos. Hoy es un día muy especial: celebro contigo un año más cumplido. Se me contrae el pecho, Dios sabe cuánto deseo estar a tu lado, físicamente, y abrazarte, besarte, y decirte al oído cuánto te he extrañado, cuánto te he amado, y cuánto te sigo amando. Miro el cielo y me niego a llorar por ti, porque sé que si suelto solo una, no podré detenerme. Me siento tan… extraña sin ti, como si fuese un personaje más de algún cuento de diciembre.  Pero no me quiero desviar, te envío esta carta para desearte el mejor de los días. No sé qué harás ni adonde irás,  no sé si pensarás en mí un momento, si el recuerdo de mi v…

La mujer es un misterio *Reseña a un gran ensayo*

Hoy quiero hacer una reseña importante, luego de haber leído uno de los mejores ensayos (a mi entender) sobre la mujer. Aunque en este ensayo se habla particularmente de la mujer mexicana, esto se aplica para cada mujer en este mundo, y en algún otro (estoy segura de eso), si así existiera. Si bien es cierto que muchas mujeres hemos alzado nuestras cabezas bien en alto, todavía existen culturas arraigadas a lo que nuestros antepasados nos han dejado. No es un secreto que en Europa (por ejemplo) reina una mentalidad de liberalidad. Y no hablo de hacer lo que les dé la gana (que bien es cierto que muchos lo hacen), sino que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos. Sin embargo, los europeos no beberían decir que el machismo se ha erradicado, y los latinoamericanos no deberían decir que el machismo reina en nuestras casas. Aun existe la mentalidad machista en algunas sociedades, y se presenta de formas distintas, que obviamente no son comprendidas por personas de poco conocimien…

El dolor del olvido