Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2015

"La mala palabra" de Luisa Valenzuela

Hoy les traigo un tremendo ensayo, que toda mujer (y hombre) debería leer y recordar. Viene creada de la maravillosa pluma argentina de Luisa Valenzuela, y nos recrea en una atmósfera de reflexión y levantamiento contra la opresión que se lleva arrastrando desde hace mucho tiempo: el estigma de las malas palabras dichas por la mujer. Este ensayo forma parte de una Antología: El placer de leer y escribir, un "debo tener" en nuestra estantería de libros.
La mala palabra
Las niñas buenas no pueden decir esas cosas; las señoras elegantes, tampoco, ni las otras. No pueden decir ni esas cosas ni las otras, negativo revelador y revelado. Tampoco las otras mujeres, las no tan señoras, pueden proferir aquellas palabras catalogadas de malas. Las grandes, las gordas: las palabrotas. Esas tan sabrosas al paladar, que llenan la boca. Palabrotas. Las que nos descargan de todo el horror contenido en un cerebro a punto ya de reventar. Hay palabras catárticas, momentos de decir que deberían se…

Sobre tus caderas

Esta danza rítmica que tengo sobre tus caderas.
Dime, amor, si te gusta.
Dime, amor, si te excita.

Moverme con las olas,
sobre tu virilidad.
Dime, amor, si inhalo
en mi boca tu ansiedad.

Para bañarnos en sudor,
y mojarnos extasiados.
Soltando perversos exclamos,
sin ningún pudor.

Y cuando salga el sol,
tocar sus primeros rayos.
Explotando en dulces orgasmos,
dándonos besos de amor.
AuraLuna

El humano y su funcionamiento

Existen tres tipos de funcionamiento humano.Primero, están aquellos que necesitan constantemente de un apoyo verbal y físico para poder realizar y alcanzar las metas. A estos, si no se les hace sentir satisfechos, ponen en riesgo a su tripulación, amenazando con provocarles náuseas, vómitos, y mareos durante el viaje. Suelen ser personas cambiantes, y propicios a dejar planes inconclusos, echándole la culpa a los demás por su propia incompetencia.Luego tenemos a los que no necesitan para nada ese apoyo. Por lo general, son personas egoístas ante los ojos de los demás, en ocasiones encerrados en su mundo. Pero logran alcanzar el norte de sus propósitos. A estos, si se les ofrece un lote entero de felicitaciones y regalías, suelen sentirse incómodos, incrédulos, diferentes a los demás, y en rara ocasión -a juzgar por usted- caen en el orgullo, aludiendo sus éxitos a su gran creatividad.Y por último, los indecisos. Estas personas corren por el medio del camino, y dependiendo de quien ven…

Como la señora Nieves

Mordí sin querer la manzana de la tentación. Y desde entonces, cada vez que veo una, recuerdo su nombre, y un ligero temblor alborota mis sentidos. Gracias a Dios que no besé su boca, porque hubiese quedado como Blanca Nieves. AuraLuna


Todo por las medias

El problema de las medias, es que debes usar ligueros. El problema del liguero, es que se marca en el vestido. El problema del vestido, es que provoca miradas indecentes. Y el problema de las miradas indecentes, es que terminan provocando rompeduras de cuello. Así que... tengo que replantearme seriamente si continuar usando estas medias. AuraLuna

Relaciones intimas

¿Relaciones íntimas en la cama? No, amor. Relaciones íntimas las tenemos cuando conversamos a la mesa de aquél viejo café, y observas el movimiento de mis labios, y yo el brillo de tu mirada. Relaciones íntimas son las que tenemos cuando logras notar angustia en mis ojos, y tu abrazo se vuelve conversación. Cuando te escucho atentamente los secretos, para guardarlos juntos en nuestro cajón. Relación íntima es la que tenemos cuando, luego de hacer el amor, nos decimos "te amo", y quedamos abrazados toda la noche. AuraLuna


En tus sueños

Quiero estar ahí en tus sueños, ese lugar infinito donde todo es posible excepto la muerte. Déjame acompañarte, y cantarte melodías mientras te rozo el brazo sutilmente. Porque cuando yo sueño, solo el reflejo de tus ojos se asoma en los míos, y te esfumas lentamente antes de confesarme, como si el destino me quisiera hacer sufrir. Tal vez si me sumerjo en tus aguas, en la espuma de colores que se forma en tu barba, pueda decirte despacito la atracción que siento por ti, el irremediable deseo de besarte cerca de tus labios y quedar embriagada por tu aroma. Y luego sonreír inocente, cómplice de mi impulso.
Déjame dormir esta noche en tus sueños, y cuando despunte el alba seguiré mi camino, guardando el secreto del encuentro. AuraLuna

Flores enamoradas

Entró en mi campo visual de manera salvaje: cantándole a las flores. La curiosidad me estaba matando, al ver semejante rareza, y fui a preguntarle el motivo de sus cantos. Cuando me miró, comenzó a cantarme a mí, y desde ese día vivo hechizada junto al resto de las flores... enamorada de la poesía. AuraLuna

Cáncer de tu aliento

La culpa de tus ojos

No puedo mirar tus ojos, porque peco al instante, y un ligero temblor se asoma en mis labios; los que muerdo para no perder el control. Pero ahí vas tú y apareces de nuevo, provocando ardor en mis mejillas. No es mi culpa que éste cuerpo se haga un matojo de nervios cuando me llamas "hermosa", ni que mi corazón palpite de prisa cuando insinúas que quieres verme de nuevo. Es la culpa de tu boca, tu cerebro y tus ojos. AuraLuna

Ausencia

Y ahora, ¿qué hago con este hueco en mi pecho llamado Ausencia tuya? ¿Qué palabra tendré que repetirme para calmar la ansiedad en mis ojos, que buscan pero no te encuentran? AuraLuna

A oscuras

Y ahora que la luz se ha ido, dejando esta casa a oscuras, podré darle forma a tu pensamiento, volviéndolo carne, y envolverme en tu aroma místico. AuraLuna

El piano especial

¿El piano? Mi favorito, pero nada se compara al cálido tacto de tus dedos en mi cuerpo, cuando me arrancas melodías que ni yo conocía.
AuraLuna

El vino y tu boca

Amo el vino, pero me gusta más cuando me lo ofreces, y notas mi deseo por dejar escapar una gota y tú caigas al rescate de mi boca.
AuraLuna

Seria pecado...

Sería pecado confesar que me gustan los juegos de seducción, mucho más por el hecho de ver tu cara cuando te susurre al oído que deseo ser tu pequeña, única y favorita. Sería profanar las cuestiones morales, cuando acaricie tus cabellos grises y suelte la respiración en tu oreja, diciendo que los veinte años que me llevas representan infinitos placeres que quiero probar. Pero mayor sería el castigo, cuando me siente en tu cama y haga evidente el deseo de envolverme en tu cuerpo, y le suplique a tus manos expertas, esas que tanto han tocado, que amolden mi cuerpo cual arcilla al mejor maestro. Sería una condena pensar todo esto. Pero lo pienso, porque ya estoy aquí, sentada en silencio, con la cercanía de tu cuerpo, esperando el primer movimiento. AuraLuna


Carta para el amor prohibido #1

Querido cielo,
Te escribo esta carta porque sé que no será leída, mucho menos la tendrás en tus manos, pero lo hago para que el recuerdo persista en mi mente y socave hondo en mi pecho, porque te quedaste grabado a fuego en mi alma. Los días han pasado tras tu silencio y el mío, silencio que disfruto recordando tus palabras, silencio que me duele al no ver más tus ojos. No pienses, amor, que tu nombre no ronda mis sueños y me encuentro con tu rostro en el reflejo del cristal de una estantería. Ahora en este silencio, es cuando me fijo seriamente de cuanto te amé, cuanto te amo, y cuanto te amaré. Aún en esta distancia física, he llegado a pensar que te quedaste con mi alma, y solo la tengo de vuelta cuando comienzo a escribir poesía. Porque eso eres tú, poesía que me baña por completo, que acompaña el tiempo que pasa entre mis manos, poesía que libera esta pena de no poder tocarte. ¿Sabes?, ayer estuviste conmigo, te vi sentado en el tren, sumergido en los libros de liderazgo que tan…

La verdad del primer día escolar

Antes que nada debo confesar que mi grado de maldad parece estar más elevado que el de muchos. Porque todos los padres que conozco están las dos semanas antes del comienzo escolar con una tristeza profunda, una pena al saber que sus hijos ya no estarán tanto tiempo con ellos, y que personas desconocidas serán quienes los instruyan. Pero yo, al contrario, cuento las horas y los minutos durante esas últimas dos semanas hasta que llegue el gran día. ¿Que porqué? Uno: porque nadie resiste ver como en siete días se vacían los doscientos dólares que metes de comida en la nevera. Dos: porque ninguna madre soporta escuchar que la llamen ciento cincuenta veces al día, y menos aún si son dos o más niños. Tres: porque los pies ya están como los Picapiedra de tanto ir y venir. Cuatro: porque a la hora de almuerzo tienes que debatir por media hora para llegar a un acuerdo razonable de lo que se comerá. Cinco: porque no puedes echar un rapidito en la mañana con total relajación sin que uno de los n…