Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2015

Siluetas y camuflajes

Ella se disfrazaba de silueta varonil, usaba letras neutrales para no llamar la atención, y su nombre era una recopilación de sus artistas más queridos. Escribía sin intención de ser visible a gran cantidad, y su recitar incitaba a las emociones justas, pensando que podía sostener con seguridad su apariencia. Pero no se percató que yo también sabía camuflajearme entre las letras neutras, tras un rostro indefinido y un nombre al azar cualquiera. Se le olvidó que entre lo desconocido y lo que sabemos, caminamos igual por la misma línea fina. Yo por ahora le dejo campo abierto, para disfrutar a partes iguales el deleite de los duelos, mas si algún día decidiera mostrarme sus verdaderos ojos, serían eternamente adorados en silencio y secreto.

AuraLuna

Poción contra la incultura

Tu incultura artística no detiene mi tren de palabras. Tus rieles dañinas solo me hacen tomar el camino correcto, poniendo en sobre aviso a los demás transeúntes. Para tus bombas de humo tengo una mascarilla especial en blanco y negro, y te quedes asfixiado lentamente en ellas. Tus cuchillas presuntuosas y tus celosas balas, no hacen mas que hacerle cosquillas a mi chaleco. Y para tu lengua venenosa tengo una poción especial: una pizca de lástima, una taza de alegría, un litro de ignorar, y agua del olvido. Así que tu incultura llévala a otras montañas, donde quizá te acojan los neandertales.

AuraLuna

Perdída

Caminaba por el sendero menos transitado, dejando huellas fangosas tras de sí. Tambaleando, sostenía su abdomen intentando detener el riachuelo espeso y rojo que brotaba de la herida. De sus labios secos y blanquecinos no salía palabra de auxilio, tal vez por esa otra herida que amenazaba con terminar su vida de forma rápida.
Se detuvo, miró hacia ambos lados y divisó unos focos deslumbrantes acercarse. Puso empeño en levantar su mano libre, con esperanzas lejanas de ser salvada. Pero el auto siguió de largo, levantando una fina capa de humo sobre el suelo. Por instantes le pareció que aquel vehículo pasó de ella muy cerca a su cuerpo. Miró con tristeza y confusión la figura que se perdía entre la neblina, cuando su vista fue a parar en una pequeña lápida vieja y gastada, oculta entre la maleza junto al sendero. Llegó hasta ella, dejando un rastro carmesí, y con lentitud y gran esfuerzo se deshizo de las ramas. Sus agotados ojos miraban con asombro e incredulidad su nombre estampado en …

Bailarina

Solo bailaba para él, y como cada viernes, me había puesto las zapatillas rosadas con listón blanco. Procuré ajustar bien mi vestido a la cintura, y decidí dejar mi cabello suelto como tanto le gustaba. El aire tenía fragancias a jazmín, porque secretamente rocié mi cuello para agradarle aún más.
Acércate, déjame ver tu cintura moverse suave y tus piernas flexionarse- me dijo haciendo eco en el salón.
Su voz, esa que hondaba profundo en mis sentidos, hizo que separara mis labios para soltar el aire contenido.
Estas nerviosa, deja que te ayude por esta vez- dijo con suavidad.
Con galantería y sutileza tomó de mi cintura, y juré a los cielos sentir sus dedos rozar mi piel, ya cálida por su cercanía y su aroma varonil. Con lentitud hizo girar mi cuerpo, luego doblar mi espalda para reposar en sus manos. Su boca muy cerca de mi cuello, peligrando con hacerme flaquear. Tan cerca para besarlo, para confesarle una vez más mis pasiones. Por instantes estuve en los aires, y luego fui rescatada en…