Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2014

A él le gusta algo

A él le gusta mi vestido. Para mi es sencillo, es largo y amarrado a mi cuello, y resalta la figura de mis caderas. Pero a él parece gustarle. A él le gusta mi perfume. Para mí es un simple perfume que compre hace un tiempo, de olor suave y discreto. Pero el parece olerlo de una forma muy sugestiva y profunda, como si pudiera oler algo intimo de mi. El roza mi piel con su mano. Para mí no es algo simple, su roce traspasa los límites de mi cordura. Me roza... sutilmente, como queriéndome dejar saber que desea algo. Pero no me lo dice y yo callo. Tal vez no es el lugar, quizá no sea el día. O peor aun... tal vez no sea nunca. El vuelve a rozarme. Me insinúa que lo necesita. Y yo estoy tan sorprendida que ni siquiera puedo responderle que yo también lo necesito, y me gusta más de lo debido. El me insinúa que me acerque. Yo lo hago. El me mira discretamente. Yo lo miro. A él le gusta mi perfume. Me lo ha dicho en claves. ¡Ah, pobre de mí! A mí me gusta su roce, su cuerpo, su rostro, su vo…