Ir al contenido principal

La mujer es un misterio *Reseña a un gran ensayo*

Hoy quiero hacer una reseña importante, luego de haber leído uno de los mejores ensayos (a mi entender) sobre la mujer. Aunque en este ensayo se habla particularmente de la mujer mexicana, esto se aplica para cada mujer en este mundo, y en algún otro (estoy segura de eso), si así existiera. Si bien es cierto que muchas mujeres hemos alzado nuestras cabezas bien en alto, todavía existen culturas arraigadas a lo que nuestros antepasados nos han dejado. No es un secreto que en Europa (por ejemplo) reina una mentalidad de liberalidad. Y no hablo de hacer lo que les dé la gana (que bien es cierto que muchos lo hacen), sino que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos. Sin embargo, los europeos no beberían decir que el machismo se ha erradicado, y los latinoamericanos no deberían decir que el machismo reina en nuestras casas. Aun existe la mentalidad machista en algunas sociedades, y se presenta de formas distintas, que obviamente no son comprendidas por personas de poco conocimiento, que solo se dejan llevar por las emociones y el pensar de otros igual a su especie. Y es que hay una gran diferencia entre el machismo y el hombrismo (que es una palabra poco conocida aun), pero ese es otro tema.

En ocasiones somos discriminadas con algo tan simple como la mirada de un jefe, o los murmullos de los compañeros. En silencio somos criticadas por ejercer tareas que para la mayoría podría considerarse como “trabajo de hombre” ¡Pero!, la mujer de hoy ha alcanzado grandes posiciones, ha logrado grandes propósitos, ha realizado grandes proyectos. Sin embargo, todavía, en nuestros corazones, tenemos una espina que aun no hemos podido arrancar por completo, y muchas veces lo callamos, y muchas otras no sabemos ni lo que es. Una incomodidad muy difícil de explicar, que en ciertos casos es compartida entre chistes para apaciguar esa llama ardiente. El hombre difícilmente podría entender esto, pues su mentalidad distinta a la nuestra le impide comprender ese sentimiento a cabalidad, tan discreto que aun se mantiene entre nosotras. No es mi intención herir la moralidad y el orgullo del hombre, aun soy fiel creyente de que existen muchos que son buenos y maravillosos. Pero soy una mujer de libre pensamiento, y como tal quiero hablar sobre algo que nos inquieta, algo que no muchas mujeres se atreven a decir sin miedo a ser señaladas por hombres criticones y mujeres sometidas. Aquí quiero compartir con ustedes un fragmento del ensayo La mujer es un misterio de Ángeles Mastreta: (He subrayado alguna de las preguntas más impactantes y que muchas de nosotras deberíamos discutir a viva voz)

¿Por qué si un hombre tiene un romance extraconyugal es un afortunado y una mujer en la misma circunstancia es una piruja? ¿El hombre un ser generoso al que le da el corazón para dos fiebres y la mujer una cualquiera que no respeta su marido? ¿Por qué no nos parece aberrante un hombre de cincuenta años entre las piernas de una adolescente y nos disgusta y repele la idea de una mujer de cuarenta y cinco con un muchacho de veintiséis? ¿Por qué una mujer de cuarenta y cinco empieza a envejecer y un hombre de cuarenta y cinco está en la edad más interesante de su vida? ¿Por qué detrás de todo gran hombre hay una gran mujer y detrás de una gran mujer siempre hay un vacio provocado por el horror de los hombres a que los vean menos? ¿Por qué los esposos de las mujeres jefes de Estado no se hacen cargo de las instituciones dedicadas al cuido de los niños? ¿Por qué a nadie se le ocurre pedirle al esposo de una funcionaria de alto nivel que se adscriba al voluntariado social? ¿Por qué las mujeres que ni se pintan ni usan zapatos de tacón son consideradas por las propias mujeres como unas viejas fodongas cuando todos los hombres andan en zapatos bajos y de cara lavada sintiéndose muy guapos? ¿Por qué se considera cualidades masculinas la fuerza y cualidades femeninas la belleza y la intuición? ¿Por qué si un hombre puede embarazar a tres distintas mujeres por semana y una mujer solo puede embarazarse una vez cada diez meses, los anticonceptivos están orientados en su mayoría hacia las mujeres?

Y podría seguir: ¿Por qué al hacerse de una profesión las mujeres tienen que actuar como hombres para tener éxito? ¿Por qué los pretextos femeninos –tengo la regla o mi hijo está enfermo, por ejemplo- no pueden ser usados para fallas en el trabajo, y los pretextos masculinos –estoy crudo, perdonen ustedes pero vengo de un tibio lecho, por ejemplo- son siempre aceptados con afecto y complicidad?

¿Por qué la libertad sexual a la que accedimos las mujeres ha tenido que manejarse como la libertad sexual de la que hace siglos disfrutan los hombres? ¿Por qué las mujeres nos pusimos a hacer el amor sin preguntas cuando cada vez seguía latente en nuestros cuerpos la pregunta ¿qué es esta maravilla? Y aceptamos sin más la respuesta que los hombres se dieron tiempo atrás y que a tantos desfalcos los ha conducido: “este es un misterio, ponte a hacerlo”


Espero que luego de leer esto, cada mujer abra bien los ojos y deje de tener esa espinita en el pecho que tanto nos incomoda. Es hora de mirar al hombre como un género distinto al nuestro, pero con los mismos derechos y libertades. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Carta para el amor prohibido #2

Querido cielo,
Aún sigo pensando en ti. Claro que sí, es imposible olvidarte, ¿cómo podría? Me has regalado días hermosos, y momentos… como hoy. ¿Recuerdas el tiempo que me mantuviste en vela, sin querer confesar tu día de cumpleaños? ¿Recuerdas cómo lo descubrí? Qué nostalgia siento, cariño, mis ojos se llenan de un brillo singular, ese que en tantas ocasiones viste con los tuyos. Hoy es un día muy especial: celebro contigo un año más cumplido. Se me contrae el pecho, Dios sabe cuánto deseo estar a tu lado, físicamente, y abrazarte, besarte, y decirte al oído cuánto te he extrañado, cuánto te he amado, y cuánto te sigo amando. Miro el cielo y me niego a llorar por ti, porque sé que si suelto solo una, no podré detenerme. Me siento tan… extraña sin ti, como si fuese un personaje más de algún cuento de diciembre.  Pero no me quiero desviar, te envío esta carta para desearte el mejor de los días. No sé qué harás ni adonde irás,  no sé si pensarás en mí un momento, si el recuerdo de mi v…

El dolor del olvido