Ir al contenido principal

Cartas y corazones


Elena reposaba comodamente sobre el sofá de su casa, cuando su madre irrumpió en ella con una carta en la mano. Saludó a su hija con un beso fugaz y le entregó el sobre blanco y un tanto abultado. Y cuando Elena vio su nombre escrito y aquella letra, supo de inmediato a quien pertenecía. Saltó agilmente, se despidió de su madre para encerrarse en su habitación y abrir el sobre que tantos días llevaba esperando. Se acomodó en su cama, cruzando las piernas y con adoración empezó a abrir el sobre, anteponiendose a la emoción que le esperaba. Pero Elena no tenia muy claro q esperar, no sabía si las palabras escritas por aquel hombre a quién tanto amaba iban a ser para bien, o para mal. Ella había tomado una de las decisiones mas duras de su vida, y esperaba que aquel hombre lo lograse entender, pero el miedo la tuvo presa por todos esos días... hasta que comenzó a leer. A cada oración, coma y punto, Elena sentía como su corazón iba creciendo, mientras diminutos corazones aparecian de la nada inundando todo de multicolor. Apretaba sus dientes a veces, sintiendo la impotencia ante un destino injusto y cruel. Pero sonreía al ver que de hecho, todo estaba mejor de lo pensado. Había esperanza, y ella tenía un plan. Uno que incluía escupirle al destino en la cara mientras reía por haber ganado. Porque Elena había aprendido algo, el destino no está forjado por fantasías de otros, o estúpidos estándares sociales. Ella crearía un camino, con un propósito y un fin. Luego de leer la carta, le dio un beso a la firma de aquel único hombre que había logrado penetrar los muros altos de su corazón. Cerró sus ojos, sonriendo con tranquilidad, encontrando la serenidad, pero la fuerza para continuar un camino muy duro y difícil, pero seguro con buenos resultados. Tan solo había que... ser muy paciente.

"... no me veo capaz de tener ningún tipo de estabilidad. Además, no la quiero, la tengo contigo, siento, a pesar de todo, una gran estabilidad emocional sabiendo que existes"

AuraLuna

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Carta para el amor prohibido #2

Querido cielo,
Aún sigo pensando en ti. Claro que sí, es imposible olvidarte, ¿cómo podría? Me has regalado días hermosos, y momentos… como hoy. ¿Recuerdas el tiempo que me mantuviste en vela, sin querer confesar tu día de cumpleaños? ¿Recuerdas cómo lo descubrí? Qué nostalgia siento, cariño, mis ojos se llenan de un brillo singular, ese que en tantas ocasiones viste con los tuyos. Hoy es un día muy especial: celebro contigo un año más cumplido. Se me contrae el pecho, Dios sabe cuánto deseo estar a tu lado, físicamente, y abrazarte, besarte, y decirte al oído cuánto te he extrañado, cuánto te he amado, y cuánto te sigo amando. Miro el cielo y me niego a llorar por ti, porque sé que si suelto solo una, no podré detenerme. Me siento tan… extraña sin ti, como si fuese un personaje más de algún cuento de diciembre.  Pero no me quiero desviar, te envío esta carta para desearte el mejor de los días. No sé qué harás ni adonde irás,  no sé si pensarás en mí un momento, si el recuerdo de mi v…

La mujer es un misterio *Reseña a un gran ensayo*

Hoy quiero hacer una reseña importante, luego de haber leído uno de los mejores ensayos (a mi entender) sobre la mujer. Aunque en este ensayo se habla particularmente de la mujer mexicana, esto se aplica para cada mujer en este mundo, y en algún otro (estoy segura de eso), si así existiera. Si bien es cierto que muchas mujeres hemos alzado nuestras cabezas bien en alto, todavía existen culturas arraigadas a lo que nuestros antepasados nos han dejado. No es un secreto que en Europa (por ejemplo) reina una mentalidad de liberalidad. Y no hablo de hacer lo que les dé la gana (que bien es cierto que muchos lo hacen), sino que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos. Sin embargo, los europeos no beberían decir que el machismo se ha erradicado, y los latinoamericanos no deberían decir que el machismo reina en nuestras casas. Aun existe la mentalidad machista en algunas sociedades, y se presenta de formas distintas, que obviamente no son comprendidas por personas de poco conocimien…

El dolor del olvido