Ir al contenido principal

Historia de una mujer incompleta

Ella era así,
joven y callada, tierna y recatada.
Sus ojos guardaban misterios,
que sólo su príncipe indicado sabría conocer.
Su cuerpo no era de mujer,
pues aún era una doncella sin florecer.
Sus palabras eran castas,
prudentes y sensatas.
Pero su príncipe no llegó como esperaba,
él no llegó en su caballo,
ni rodeado de corazones,
ni mucho menos regalos.
Su príncipe llevaba una máscara,
ocultando su oscura alma.
Y ella cayó presa, de ese amor creado de utopías.
Con los años se volvió fría,
y guardó en un cajón los sueños de princesa.
Sus ojos perdieron el brillo de alegría,
su rostro se tornó sombrío y sin detalles.
Entonces un día se fue de viaje.
Pero no por carretera,
más bien al país de los pensamientos.
Allí encontró consuelo,
descubriendo una nueva pasión.
Agarró un lápiz y escribió:
"tú no eres lo que esperaba"
Su alma se llenó de esperanzas,
al sentir como de a poco se transformaba.
Sus labios, callados por el dolor,
hablaban desde las puertas de su corazón.
Y así abrió sus ojos al mundo de la libertad.
Sus ojos aún no recuperan su brillo natural,
pero a veces sonríe mientras está sentada,
tomando su café y viendo cómo sus hijos la llaman.
Porque en ellos encuentra aventuras,
amores y responsabilidades.
Sólo le falta un detalle.
Su falso príncipe sigue a su lado.
Porque ella en realidad lo ha amado,
sólo que no cómo esperaba.
Y ahí sigue sentada,
esperando despertar del sueño profundo,
que aunque cada vez parezca más absurdo,
ella sólo desea tomar su antiguo cajón,
abrirlo y retomar aquel corazón,
que tan vivo y llenos de sueños estaba.
Sólo que esta vez, hecha toda una mujer,
pueda encontrar al hombre que la sepa querer,
que la lleve al cielo con una mirada,
que le diga en las noches cuanto la ama.
Y un día, tal vez, toda su flor se pueda abrir,
para sentir completada.
Para sentir que; a plenitud; puede vivir.

Comentarios

  1. Qué decir ante tanto desatino del destino, este nos maneja a su antojo, nos arrebata sueños, nos da lecciones que nos carcomen las ilusiones... nos fustigan con nuestros errores, nos castran las esperanzas. Unas letras dolorosas, Aura, ojala esa "chispa" de esperanza que veo en tus últimas palabras, se cumplan y alcances finalmente ese sueño y logres además abrazar al príncipe que te hará reír de felicidad. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dicen... Siempre hay luz al final del camino. Besotes para ti igual.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Carta para el amor prohibido #2

Querido cielo,
Aún sigo pensando en ti. Claro que sí, es imposible olvidarte, ¿cómo podría? Me has regalado días hermosos, y momentos… como hoy. ¿Recuerdas el tiempo que me mantuviste en vela, sin querer confesar tu día de cumpleaños? ¿Recuerdas cómo lo descubrí? Qué nostalgia siento, cariño, mis ojos se llenan de un brillo singular, ese que en tantas ocasiones viste con los tuyos. Hoy es un día muy especial: celebro contigo un año más cumplido. Se me contrae el pecho, Dios sabe cuánto deseo estar a tu lado, físicamente, y abrazarte, besarte, y decirte al oído cuánto te he extrañado, cuánto te he amado, y cuánto te sigo amando. Miro el cielo y me niego a llorar por ti, porque sé que si suelto solo una, no podré detenerme. Me siento tan… extraña sin ti, como si fuese un personaje más de algún cuento de diciembre.  Pero no me quiero desviar, te envío esta carta para desearte el mejor de los días. No sé qué harás ni adonde irás,  no sé si pensarás en mí un momento, si el recuerdo de mi v…

La mujer es un misterio *Reseña a un gran ensayo*

Hoy quiero hacer una reseña importante, luego de haber leído uno de los mejores ensayos (a mi entender) sobre la mujer. Aunque en este ensayo se habla particularmente de la mujer mexicana, esto se aplica para cada mujer en este mundo, y en algún otro (estoy segura de eso), si así existiera. Si bien es cierto que muchas mujeres hemos alzado nuestras cabezas bien en alto, todavía existen culturas arraigadas a lo que nuestros antepasados nos han dejado. No es un secreto que en Europa (por ejemplo) reina una mentalidad de liberalidad. Y no hablo de hacer lo que les dé la gana (que bien es cierto que muchos lo hacen), sino que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos. Sin embargo, los europeos no beberían decir que el machismo se ha erradicado, y los latinoamericanos no deberían decir que el machismo reina en nuestras casas. Aun existe la mentalidad machista en algunas sociedades, y se presenta de formas distintas, que obviamente no son comprendidas por personas de poco conocimien…

El dolor del olvido