Ir al contenido principal

Déjame salir huyendo

Otra vez respiro ahogada.
Quiero salir corriendo,
y sumergirme en mis propias lágrimas.
Grito desesperada,
agarro mis cabellos en los puños de mis manos.
Y por última vez te miro a ti,
el causante de mi sufrimiento.
Mi "amor" por ti ya no lo recuerdo.
Se observa hoy tan frío y lejano.
Como la brisa pasajera de invierno,
o las hojas naranja de verano.
Creo que voy a morir de angustia.
Creo que mi sufrimiento es una tortura, castigadome por no escuchar consejos,
por quedarme a tu lado y pensar que lo nuestro sería perfecto.
Ya no soy la misma.
Tu ya no eres el mismo.
Los dos somos como almas atadas,
al más vil de los oscuros vicios.
Que se atraen mutuamente por gravedad,
y se repelen cuando ya no quedan motivos.
Déjame salir huyendo,
a las praderas y los montes.
Ahí, seguro no olvido tu nombre,
pero sí los golpes de tu corazón dañino.
Que han lacerado mi carne y mis sentidos,
hasta las entrañas de mi espíritu joven.
Te olvidaré cuando caiga la noche.
Pasaré de ti como una sombra a la que no podrás tocar.
Y ese día, cuando te hayas cansado de rogar,
seré libre como las aves blancas.
Seré libre para volver a amar.

Comentarios

  1. Dolor, dolor y más dolor... ojala detrás de todo vuelva a brillar el sol y alumbre y vivifique tu mirada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Carta para el amor prohibido #2

Querido cielo,
Aún sigo pensando en ti. Claro que sí, es imposible olvidarte, ¿cómo podría? Me has regalado días hermosos, y momentos… como hoy. ¿Recuerdas el tiempo que me mantuviste en vela, sin querer confesar tu día de cumpleaños? ¿Recuerdas cómo lo descubrí? Qué nostalgia siento, cariño, mis ojos se llenan de un brillo singular, ese que en tantas ocasiones viste con los tuyos. Hoy es un día muy especial: celebro contigo un año más cumplido. Se me contrae el pecho, Dios sabe cuánto deseo estar a tu lado, físicamente, y abrazarte, besarte, y decirte al oído cuánto te he extrañado, cuánto te he amado, y cuánto te sigo amando. Miro el cielo y me niego a llorar por ti, porque sé que si suelto solo una, no podré detenerme. Me siento tan… extraña sin ti, como si fuese un personaje más de algún cuento de diciembre.  Pero no me quiero desviar, te envío esta carta para desearte el mejor de los días. No sé qué harás ni adonde irás,  no sé si pensarás en mí un momento, si el recuerdo de mi v…

La mujer es un misterio *Reseña a un gran ensayo*

Hoy quiero hacer una reseña importante, luego de haber leído uno de los mejores ensayos (a mi entender) sobre la mujer. Aunque en este ensayo se habla particularmente de la mujer mexicana, esto se aplica para cada mujer en este mundo, y en algún otro (estoy segura de eso), si así existiera. Si bien es cierto que muchas mujeres hemos alzado nuestras cabezas bien en alto, todavía existen culturas arraigadas a lo que nuestros antepasados nos han dejado. No es un secreto que en Europa (por ejemplo) reina una mentalidad de liberalidad. Y no hablo de hacer lo que les dé la gana (que bien es cierto que muchos lo hacen), sino que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos. Sin embargo, los europeos no beberían decir que el machismo se ha erradicado, y los latinoamericanos no deberían decir que el machismo reina en nuestras casas. Aun existe la mentalidad machista en algunas sociedades, y se presenta de formas distintas, que obviamente no son comprendidas por personas de poco conocimien…

El dolor del olvido